Psicomotricidad

¿QUÉ ES LA PSICOMOTRICIDAD O DESARROLLO PSICOMOTRIZ?

Es una técnica o disciplina para ayudar a los niños a desarrollar su movimiento corporal, la relación con los demás, a controlar sus emociones y conocimiento integrando todo entre sí.

Este término se divide en dos: psicología (psico) y motriz (motricidad). Por tanto, cuando se hable de psicomotricidad o psicomotriz se están refiriendo a todo lo relacionado con la psicología y la motricidad, así como todas las complejas relaciones que existen entre estos dos campos, que son muchas. Cuando se habla de psicología del niño se refiere a todo lo relacionado con su personalidad, autoestima, conocerse él mismo, relaciones, emociones. Y cuando se habla de motricidad se refiere al conocimiento, conciencia de su cuerpo, moverse, manipular objetos, equilibrio, contacto.

El progreso de un niño en su psicomotricidad le permite que sea capaz de controlar mejor sus movimientos e impulsos emocionales, así como una mejor adaptación al medio social, familiar y escolar. El desarrollo de la psicomotricidad lo podemos desglosar en tres partes:

  • A nivel motor:permite al niño dominar el movimiento corporal
  • A nivel cognitivo:permite mejorar la memoria, atención, concentración y creatividad
  • A nivel social y afectivo:permite a los niños conocerse mejor ellos mismos, afrontar sus miedos y relacionarse con los demás.

HABILIDADES QUE ENBLOBA LA PSICOMOTRICIDAD

  • Dominio corporal o conciencia de las dimensiones del propio cuerpo:conocimiento que la persona tiene de su propio cuerpo. Esta habilidad permite a los niños que usen su cuerpo como medio de aprendizaje.
  • Lateralidad:los seres humanos tenemos preferencia por un lado de nuestro cuerpo. Por ejemplo, si usamos la mano derecha para escribir es porque nuestro hemisferio dominante es el contrario, el izquierdo. Los niños deben definir su lateralidad de manera natural, sin ser forzada para evitar problemas posteriores en su desarrollo.
  • Equilibrio:la capacidad para permanecer estable mientras se realizan distintas actividades motrices.
  • Reflejos:capacidad para responder o reaccionar ante un estímulo externo.
  • Estructuración espacial:habilidad para comprender las relaciones espaciales que guardan los objetos entre sí y con mi cuerpo
  • Ritmo o control del movimiento:habilidad para realizar movimientos de determinada forma y con una frecuencia temporal concreta.
  • Motricidad:control sobre el propio cuerpo. La motricidad en función de las partes del cuerpo que intervienen se divide en:
    • Motricidad gruesa:control y coordinación de movimientos que abarcan el tamaño del propio cuerpo o superior. Por ejemplo, bailar, correr, saltar, caminar, agacharse.
    • Motricidad fina:control y coordinación de movimientos que abarcan menos del tamaño del propio cuerpo, compromete las partes finas del cuerpo como manos, pies y dedos. Se centra en los movimientos realizados con partes concretas del cuerpo, por ejemplo: colorear, recortar, escribir, dibujar,…. Si sólo se centra en las manos, también es llamada destreza manual, coordinación viso-manual u óculo-manual. Dentro de la motricidad fina también podríamos englobar la puntería: habilidad para lanzar un objeto a una posición determinada. Los niños con una motricidad fina desarrollada se les da muy bien las manualidades.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS DE LA PSICOMOTRICIDAD

  • Conocer objetos y percibir sus cualidades por medio de los sentidos.
  • Conocer y dominar su propio cuerpo, global y segmentariamente.
  • Controlar conscientemente los centros motores de su cuerpo (muñecas, codos, hombros, rodillas, tobillos, cuello, tronco).
  • Desarrollar la imaginación y creatividad, jugando con los objetos y su propio cuerpo (expresión corporal, ritmo, …)
  • Adquirir conciencia del espacio en que se mueve ocupándolo, y desplazándose por él de diversas formas.
  • Habituarse al orden en la distribución de un espacio limitado (dentro, fuera, arriba, abajo, izquierda, derecha, etc.).
  • Experimentar el tiempo, duración media del ritmo y del movimiento (rápido, lento, largo, corto).
  • Adquirir hábitos y concienciarse del tiempo como sucesión a través de vivencias temporales personales (mañana-tarde, día-noche, etc.).
  • Controlar el movimiento y llegar a la relajación.
  • Favorecer y promover el acceso al pensamiento simbólico y a la representación mental.
  • Favorecer y fomentar la capacidad de comunicación y relación con los demás

SESIONES:

            2 sesiones individuales a la semana de 45 minutos.

Menú